La Barriada/Martín Aguilar/Un ojo al gato y otro al garabato

Las redes sociales se dispararon como metralla en contra de la decisión de militarizar la Guardia Nacional (GN).

 

Por todos lados se difundieron mensajes de cuando el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador y allegados, se oponían a la militarización iniciada por gobiernos anteriores.

 

Este fin de semana la mayoría de Morena y aliados en la Cámara de Diputados, formalizan lo ya existente.

 

Desde la creación de la Guardia Nacional, con mando civil, inició la mudanza hacia su control desde la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

 

¿Y si no, cómo se explica que este año la Sedena y la GN en conjunto ejercen un presupuesto de 170 mil millones de pesos, 80% más que en 2020?

 

El discurso oficial rechaza que se haya militarizado al país, aún cuando en los hechos es todo lo opuesto.

 

De los 115 mil integrantes de la Guardia Nacional, la mayoría son elementos del Ejército y la Marina.

 

Desde las oficinas de la Sedena salieron los oficios y las indicaciones para el despido paulatino de integrantes de la Policía Federal y de la histórica Policía Federal de Caminos.

 

Las protestas y reclamos están en los medios de comunicación que dieron cuenta de ello de manera puntual.

 

Como muestra de la militarización es que actualmente todas las carreteras, puertos y aeropuertos están bajo resguardo de militares con la casaca de GN.

 

Es el caso del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y el recién inaugurado Felipe Ángeles.

 

El Tren Maya tiene a un militar al frente de los trabajos; es otro de los ejemplos que han llevado a vestir a la 4T del color verde olivo.

 

Ningún país de América Latina sigue esa ruta, y donde se ha puesto en práctica, el fracaso ha sido brutal.

 

Es evidente que, en cuatro años del actual gobierno, la policía de López Obrador no se ha consolidado. Ese proceso tardará al menos otro año.

 

Y al ser militares la mayoría de los elementos de la GN, su capacitación es limitada en cuanto al trato a la población civil.

 

De acuerdo a la organización Causa Común, sólo el 29% de los elementos de la GN logró obtener el Certificado Único Policial (CUP).

 

Durante los primeros cuatro meses de este año, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) recibió 106 quejas contra la GN.

 

Además, en estos días se aprobó la militarización de las calles, contra la promesa del inicio de mandato de regresar el Ejército a los cuarteles.

Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.