Conafe buscara maestros que cubran tiempo completo en comunidades apartadas

Rebeca Marín

 

La reforma educativa de la Cuatroté acabará con el "dobleteo" laboral y el abandono de los instructores de las comunidades más pobres, apartadas y marginadas del país, sostiene Juan Martin Martínez Becerra, director de Operación Territorial del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe).

 

El funcionario descartó que la institución esté despidiendo a las figuras educativas o profesores de ese sistema, "lo que hay es una mesoestructura".

 

Detalló que los centros comunitarios (las escuelas del Conafe) enfrentan una problemática en cada ciclo escolar desde hace más de una década, en donde entre 30 y 40 por ciento de sus docentes abandona las comunidades por diversas razones como los bajos estímulos económicos (no reciben un salario sino un apoyo), las condiciones de vivienda, de alimentación, el acoso a las mujeres, la migración, la inseguridad y las zonas de violencia del crimen organizado.

 

El abandono provoca la interrupción de los servicios educativos del Conafe en esas localidades. El ciclo escolar pasado hubo un "dato duro, difícil, hay que reconocerlo, cerca de 35 por ciento de las figuras educativas abandonaron el servicio", explicó Martínez Becerra.

 

"En algunas entidades hasta 40 por ciento de esas figuras educativas abandonaron, no utilizo la palabra deserción, sino abandono porque sería injusto decir que desertaron en sentido peyorativo. Abandonaron por condiciones difíciles".

 

Para llevar educación a las comunidades más apartadas y rezagadas del país, donde los servicios de la SEP no llegan, el Conafe se vale principalmente de jóvenes de entre 16 y 29 años de edad, por lo general originarios de zonas rurales y con escolaridad mínima de secundaria, para que presten un servicio social como figuras educativas (maestros) durante uno o dos años en esas localidades. A cambio reciben una beca para continuar con sus estudios y un apoyo económico mensual durante la prestación de su servicio.

 

Martínez Becerra reveló que nueve de cada diez docentes en esas comunidades son mujeres y son ellas las que enfrentan situaciones complejas de "precariedad".

 

En cuanto a la alimentación, aunque las comunidades están a cargo de brindar este servicio a los jóvenes instructores, sucede que en ocasiones "no tienen ni ellos para comer y por mucho cariño y necesidad que tengan del docente le dan lo que tienen, comparten los frijoles, el chile, el huevo y rara vez comen otro alimento". A ello se suman las condiciones de no estar en su casa.

 

A principios del ciclo escolar pasado, el informe del director Gabriel Cámara y Cervera reportó que existían 63 mil figuras educativas. Martínez Becerra indica que terminaron el ciclo 55 mil 221, casi ocho mil menos. En tanto que para el ciclo escolar que acaba de iniciar se registraron 58 mil 984. 


Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.