Del Pasado al Futuro/Los problemas comunales en Milpa Alta se han agravado

Martín Aguilar

En la actualidad, la alcaldía de Milpa Alta se divide en 12 poblados, que son: San Agustín Ohtenco, San Francisco Tecoxpa, San Jerónimo Miacatlán, Santa Ana Tlacotenco, San Antonio Tecómitl, San Lorenzo Tlacoyucan, San Pedro Atocpan, San Salvador Cuauhtenco, San Pablo Oztotepec, San Juan Tepenáhuac, San Bartolomé Xicomulco y Villa Milpa Alta, esta última cabecera de la delegación.

Durante el programa Del Pasado al Futuro, conducido por Jadira Armendáriz en ausencia de Rosalía Buaun y Tony Mancuso, estuvo acompañada por el Director Editorial de las revistas Cúspide y Liberal Metropolitano, Lino Calderón, estuvieron acompañados por los representantes comuneros, Efrén Ibáñez, Manuel Terán y Francisco Chavira.

Efrén Ibáñez señaló que el principal problema que tiene Milpa Alta es el conflicto agrario que enfrenta con San Salvador Cuauhtenco y a indefinición jurídica de la propiedad sólo favorece el desarrollo de mercados informales de tierras, que castigan los precios de los ejidatarios y comuneros, pudiendo politizar los conflictos de tenencia de la tierra.

 

Dijo que actualmente existe una franca urbanización con base en la venta ilegal de tierras comunales y ejidales, y a las autoridades agrarias no les ha interesado resolver el problema.

 

Por su parte, Manuel Terán afirmó que un convenio extrajudicial es difícil, por ello piden que se retome el expediente de reconocimiento y titulación de bienes comunales.

 

En dado caso que se realizará una propuesta de solución, tendría que consultarse a todos los pueblos integrantes de Milpa Alta y aunque hay que tomar en cuenta que se están hablando de aproximadamente 27 mil hectáreas, por lo que tendría que haber un diálogo profundo y un acercamiento entre ambas comunidades.

 

Comentó que siguen siendo comunidades, por lo cual les impide defenderse mejor de sus enemigos externos, por eso se fomenta la práctica la venta de lotes pues sigue reinando una inseguridad jurídica en la tenencia de la tierra y el expansionismo urbano se aprovecha del conflicto agrario poniendo en peligro a Milpa Alta y San Salvador Cuauhtenco y si a esto se le suma el perjuicio ambiental y ecológico que le causa al área metropolitana de la Ciudad de México.

 

El representante comunal afirmó que ambas comunidades presentan documentos y títulos que amparan sus tierras, los cuales han sido declarados por los peritos en la materia como auténticos y lo que sí está claro es que es un problema muy viejo que se ha venido heredando de generación en generación, y es inviable una pronta solución, sobre todo por la enemistad manifiesta entre ambas comunidades.

Durante su intervención, Francisco Chavira dijo que el gobierno no ha podido o no ha querido resolver el problema y obviamente no es fácil, pero debería haber más voluntad política y se ha hecho cada vez más difícil encontrar una solución, pues día a día los intereses sobre la tierra crecen y se entretejen más los conflictos y a muchos actores sociales no les interesa que haya una resolución.

 

Aseveró que a sta indefinición jurídica de la propiedad social contribuyó la reforma al artículo 27 constitucional de 1992, porque abrió la posibilidad de venta de la tierra de propiedad social y pese a que el Programa de Certificación de Derechos Ejidales (Procede) no se ha aplicado en Milpa Alta, la mera posibilidad de compra-venta, propició la venta de tierra comunal y ejidal, y no para la agricultura sino para construir casas.

 

Añadió que en la zona rural de la Ciudad de México se da constantemente una grave violación en la venta de tierras del derecho agrario, el ambiental y el de los pueblos indígenas, y tal pareciera que nadie se da cuenta, pero ésta es una práctica política deliberada del gobierno, tiende a vulnerar la propiedad social en esta ciudad. 


Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.