La Barriada/Martín Aguilar/Dos cabezas piensan mejor que una

Como metralla, desde España, los ex presidentes Ernesto Zedillo y Felipe Calderón, cuestionaron con dureza al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

 

Zedillo dijo que América Latina está por enfrentar una década perdida (2015-2025), y que el populismo constituye la mayor amenaza.

 

Calderón advirtió que "la democracia en México está a punto de desaparecer", por la reforma que pretende liquidar al Instituto Nacional Electoral (INE).

 

Ambos mandatarios coincidieron en el 20 Aniversario de la Fundación Internacional para la Libertad, en Madrid.

 

La solidez de las intervenciones de los ex mandatarios fue aplaudida en redes sociales. Zedillo, experto en economía demolió las políticas de la 4T.

 

La historia del populismo -dijo Zedillo- es acceder al poder con demagogia gracias a la democracia que otros construyeron.

 

"Toman el poder con la democracia y la primera tarea es empezar a erosionar, a destruir, la democracia que con tanto trabajo otros construyeron", enfatizó.

 

Y con ello -advirtió- tener el poder y la autoridad de los déspotas; ese es el ciclo: populismo, despotismo, autoritarismo, fascismo, y en algunos casos, la aspiración de la dictadura.

 

¿Ernesto Zedillo tiene autoridad moral para afirmar lo anterior? El presidente López Obrador no podrá decir lo opuesto por lo siguiente:

 

Zedillo le abrió la puerta como candidato a jefe de gobierno en el 2000, sin cumplir el requisito de residencia.

 

También reconoció el triunfo de Vicente Fox, quien por primera vez en la historia derrotó al PRI, invencible durante 70 años.

 

Sin considerar la crisis de 1995, los otros cinco años del gobierno de Zedillo promediaron un crecimiento de 5.45%.

 

Calderón hizo un recuento de la gestión de López Obrador, quien le inició seis denuncias sin poder enjuiciarlo aún junto con Zedillo, Salinas y Fox.

 

El gobierno actual -dijo Calderón- "persigue a los adversarios"; restringe libertades, atenta contra la libertad de expresión, deslegitima a sus opositores, alienta la polarización y agrede a los consejeros electorales.

 

Más aún: el Ejército tiene la orden de no actuar contra los criminales. "Hay regiones del país que hoy están en manos del crimen organizado y el narcotráfico", afirmó.

 

Casualmente a Calderón presidente, el hoy jefe de asesores de López Obrador, Lázaro Cárdenas Batel le solicitó la intervención del Ejército en Michoacán que gobernó.

 

Las críticas contra Calderón de los afines al López Obrador, son porque inició la "guerra" contra las bandas del crimen organizado. Hoy la estrategia es "abrazos no balazos".

 

Lo anterior es a grandes rasgos lo dicho por Zedillo y Calderón, de los que López Obrador dice que no es igual a los gobiernos que encabezaron.


Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.