Por irregularidades en la Conafe, dejan sin uniformes a niños pobres para este regreso a clases

Rebeca Marín

El Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) gastó 648.4 millones de pesos en uniformes, prendas y materiales que debían llegar a los estudiantes de las comunidades más pobres y apartadas del país durante el ciclo escolar 2021-2022 para el regreso a clases presenciales tras el confinamiento por la pandemia de Covid-19, pero "no existe evidencia" que acredite que los niños o los padres de familia los hayan recibido, revela una auditoría interna.

 

Al cierre de 2021 la institución encabezada por José Gabriel Cámara y Cervera reporta una serie de irregularidades en su primer año de gestión por las cuales el despacho Gossler (firma representante en México de Crowe Global) determinó que su opinión era "con salvedades".

 

Entre lo que observó hay un total de 841.5 millones de pesos que no tienen respaldo documental ni de haber favorecido a 579 mil 782 niños de 35 mil 108 comunidades del país durante el ciclo escolar que terminó a finales de julio pasado.

 

En su mayoría –648.4 millones– son recursos que corresponden a uniformes e insumos que salieron del almacén central pero no llegaron a los más pobres del país. El resto corresponde a materiales educativos que tampoco recibieron las escuelas.

 

"Dentro del estado de actividades, en el rubro de Materiales y Suministros, cuentas contables de Materiales de Administración y Vestuario Blancos Prendas, que suman un importe de 648.4 millones de pesos al 31 de diciembre de 2021, en estas cuentas, se registran los costos de materiales y/o vestimenta a las figuras educativas y los beneficiarios finales; sobre el particular los controles implementados no muestran la evidencia de la recepción de esos materiales a los destinatarios finales (padres o niños)".

 

La institución también dejó pendientes de comprobar más de 16 millones 070 mil pesos autorizados para viáticos y otros gastos en el ejercicio presupuestal de 2021 así como 27 millones 724 mil pesos que no pudo comprobar en 2020.

 

El Conafe es un organismo descentralizado de la Secretaría de Educación Pública (SEP) encargado de llevar los servicios de educación básica a niños y adolescentes que viven en localidades marginadas de alta y muy alta marginación del país, en las que no es posible contar con un servicio educativo regular.

 

En febrero de 2021, José Gabriel Cámara fue designado en el cargo en sustitución de Cuauhtémoc Sánchez en medio de acusaciones al anterior funcionario por haber favorecido a empresas en la asignación de contratos a modo por un monto de 448 millones de pesos.

 

La llegada de Cámara y Cervera al Conafe no implicó acabar con las irregularidades, así lo menciona el informe de los auditores independientes y estados financieros al 31 de diciembre de 2021 y 2020, dado que el año pasado la institución también acumuló no solo gastos por comprobar sino también viáticos.

 

La institución reporta adeudos por 561 millones 648 mil pesos 923 mil pesos en rubros como nómina a los profesores y trabajadores, mejor conocidos como figuras educativas, el pago de impuestos y pago a proveedores, lo que ya impacta el servicio educativo.

 

Con corte a marzo de 2022, el documento informa que para el regreso a clases durante el ciclo escolar del año pasado, en el levantamiento del inventario de las coordinaciones territoriales "se han tenido que enfrentar una serie de problemas que han impedido la conclusión".

 

Entre ellos, los contagios de Covid, "la falta de recursos para el traslado a las comunidades escolares, poder realizar el levantamiento, debido a las medidas de austeridad en el rubro de viáticos", pero también los cambios de coordinadores territoriales y jefes de servicios administrativos.

 

En otro rubro se asegura que "falta personal para poder cubrir la totalidad de las comunidades" y llevar la educación a los dos mil 188 municipios más pobres de México. Además de la falta de respuesta por parte de los órganos ejecutores estatales.

 

La institución también acumula pasivos en ambos años. Para finales de 2021 el monto era de más de 561 millones 648 mil pesos que se debían a proveedores por impuestos y reintegros a la Tesorería de la Federación, pero también por el pago a trabajadores del área central y a los docentes mejor conocidos como "figuras educativas". Tan sólo a estos últimos se les debía un millón 66 mil pesos.

 

Entre las cuentas por pagar se encuentran casi 48.7 millones que Conafe tiene en un litigio con la empresa Mujeres Insurgentes por México, que vendieron playeras tipo polo para los estudiantes.

 

En tanto que por impuesto a Hacienda debía poco más de 32 millones de pesos por ISR, pero también al ISSSTE y al IMSS.

 

Según el reporte financiero, la institución ejerció un presupuesto de más de cuatro mil 130.4 millones de pesos. 


Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.