México recibe la visita del Comité contra la Comisión Forzada de la ONU

Martín Aguilar

El Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU (CED) visita por primera vez México para reunirse con autoridades, activistas y familiares de víctimas de desaparecidos, una tragedia que acumula más de 94,000 casos sin resolver.

 

La visita se realiza por primera vez, después de que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, pidió en agosto de 2020 reconocer la competencia de este Comité, que había solicitado ingresar al país desde 2013, con el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

 

Este lunes, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, dio la bienvenida a los miembros del Comité encabezado por su presidenta, Carmen Rosa Villa Quintana.

 

Durante el acto, en el que también estuvieron integrantes de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, el subsecretario reconoció que México atraviesa por una crisis humanitaria y de derechos humanos.

 

"Es la herencia más dolorosa que está enfrentando el Gobierno de México y donde tenemos que hacer el mayor de los esfuerzos como prioridad del Estado mexicano para sumar todos los esfuerzos de las instituciones públicas en los distitnos órdenes de gobierno y de todos los Poderes de la Unión para superar esta lamentable situación", destacó. México afronta una crisis con 94,352 personas desaparecidas y no localizadas, según reconoce la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) de la Secretaría de Gobernación (Segob).

 

De acuerdo con la propia autoridad, muchas de ellas podrían estar en los Servicios Médicos Forenses que reportan más de 30,000 cuerpos sin identificar. En tres sexenios, ocurrieron el 81% de las desapariciones de las registradas entre el 15 de marzo de 1964 al 2 de agosto de 2021.

 

La visita de los miembros, que comienza este lunes, incluye recorrido por 12 de los 32 estados de México para reunirse con autoridades e identificar medios para afrontar las desapariciones forzadas.

 

Entre los planes de los integrantes del Comité está reunirse con víctimas representantes de la sociedad civil, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), organizaciones internacionales, entre otros.

 

Asimismo, asistirán a exhumaciones realizadas por las autoridades y grupos de víctimas, además de que visitará cárceles y centros de detención para examinar los sistemas de registro como medio para prevenir las desapariciones forzadas.

 

'El Comité podrá escuchar a las familias directamente sobre cuáles son los graves obstáculos que tienen para acceder a la justicia y a la verdad.

 

Eso es, en sí mismo, significativo porque usualmente los órganos son muy alejados y ahora vienen a escuchar a las víctimas', indicó María Luisa Aguilar, colaboradora del Centro Pro Derechos Humanos (Prodh). Santiago Corcuera, quien fue integrante del Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU (2013-2017) y su presidente en 2016, señaló que la visita del CED es muy importante no solo por la crisis de desapariciones que vive México, sino también porque era algo que el comité había pedido desde 2013.

 

'El gobierno de (Felipe) Calderón (2006-2012) y luego el de (Enrique) Peña Nieto (2012-2018) le dieron largas y largas al comité y nunca le confirmaron la visita y fue hasta esta administración que finalmente se confirma', señaló el también académico del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana en una entrevista con la agencia EFE.

 

Corcuera manifestó que la experiencia de los expertos integrantes del comité podrá dar lugar a observaciones, evaluaciones y recomendaciones que pueda hacer el comité a México respecto de la situación que tiene en relación con las desapariciones forzadas.

 

'Para tratar de que ya no haya más desapariciones en México, para solventar la cuestión de la impunidad, para resolver la cuestión de las investigaciones y de la búsqueda y del hallazgo de las personas desaparecidas, por eso es importantísimo', puntualizó.

 

Ambos especialistas coincidieron en que la visita del CED a México muestra la apertura que ha tenido el gobierno, primero para reconocer la situación y, además, para que las familias víctimas encuentren soluciones.

 

'Es una forma de acercar esta evaluación internacional, para escuchar directamente a las víctimas, saber cuál es la situación y poderla cambiar. Además de reconocer que muchas veces ellos son quienes tienen las respuestas y con su experiencia pueden nutrir las recomendaciones del Comité', dijo Aguilar.

Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.