Trasladar el transporte aéreo de carga del AICM al AIFA no es imposición: AMLO

Rebeca Marín

Al confirmar que existe la pretensión gubernamental de trasladar el transporte de carga aéreo del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que se está conversando con las partes involucradas y "se va avanzando bastante bien, no queremos imponer nada", acotó.

 

De manera breve, durante su conferencia, López Obrador explicó que se está conversando con las empresas de cargas, con las agencias aduaneras, con los directores de ambas terminales aéreas para alcanzar un consenso. Y señaló, para aquellos que "nada más andan buscando cuestionarnos", que en estos días ocurrió un choque en el aeropuerto de Nueva York porque existen muchas operaciones. En México se está buscando evitar la saturación del AICM.

 

Tras señalar que se está preparando un decreto, mencionó que se mantienen las conversaciones con los diversos actores para adoptar esta medida por consenso por lo que en su momento, cuando se alcance un acuerdo se informará.

 

El mandatario presentó un anteproyecto a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) en el que se establece la restricción para concesionarios y permisionarios que proporcionan el servicio al público de transporte aéreo nacional e internacional regular y no regular de carga en el Benito Juárez.

 

El decreto señala que quedarán exceptuados de la medida los concesionarios y permisionarios que presten servicios combinados de pasajeros y de carga.

 

En el documento se argumenta que el AICM está saturado y las operaciones de transporte de carga afectan la capacidad de operación de la infraestructura. Para solucionar el problema, apunta, se debe "trasladar la carga hacia la red aeroportuaria disponible en el país".

 

En el documento se otorga a los concesionarios y permisionarios un plazo de 90 días hábiles para reubicar sus operaciones de transporte aéreo exclusivo de carga fuera del AICM.

 

Asimismo, la iniciativa señala que será la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) quien realice las acciones necesarias para revisar y modificar las concesiones del servicio al público de transporte aéreo nacional regular y no regular de carga.

 

De igual forma, instruye a la Agencia Federal de Aviación Civil para revisar y modificar dichas concesiones y autorizar las rutas relacionadas.

 

Y es que para algunos la propuesta del Ejecutivo federal de permitir el cabotaje aéreo en el país resulta positiva para la industria aérea y para los consumidores, así lo confirmó BBVA Research, área de investigación de ese banco.

 

El pasado 16 de diciembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador envió a la Cámara de Diputados una iniciativa que plantea modificar la Ley de Aeropuertos y la Ley de Aviación Civil para autorizar el cabotaje, una práctica prohibida en el país.

 

En términos prácticos, el cabotaje es permitir a aerolíneas extranjeras realizar rutas en destinos nacionales; por ejemplo, que una aerolínea estadunidense pueda llegar a Monterrey, bajar pasaje y luego volar a la Ciudad de México.

 

"La eliminación de barreras a la entrada siempre es positiva. Un mayor número de competidores en las rutas domésticas sería benéfico para todo el mercado."

 

Explicó que los consumidores podrán obtener aún más opciones, así como mejores servicios y tarifas y esto podría reflejarse en una mayor demanda, por lo que el sector tenderá a crecer.

 

"Al incrementarse la oferta de vuelos domésticos se ejercerá mayor presión competitiva en el mercado actual, con lo que no sólo habrá más opciones para los usuarios de este tipo de transporte; sino que también podría existir un beneficio en tarifas y calidad del servicio dado que los aerolíneas disputarán la preferencia de los usuarios", mencionó.

 

Consideró que lo anterior no sólo está demostrado por la teoría económica, también se ha comprobado empíricamente tanto en el mercado doméstico como en el internacional.

 

Hay datos que demuestran que las aerolíneas presentes en rutas de la industria aérea de Estados Unidos bajaron significativamente las tarifas ante la amenaza de entrada de un potencial competidor, pero experimentaron un incremento en la demanda.

 

"La iniciativa no menciona nada sobre el método de asignación de los slots para nuevas rutas, ni el impacto económico que tendría dicha reforma. La asignación de slots puede erigirse por sí misma como una barrera a la entrada o propiciar que el efecto positivo que se espera de una mayor competencia sea nulo", apuntó.

 

La institución aclaró que la apertura de las rutas domésticas a firmas extranjeras debería de realizarse únicamente bajo un contexto de reciprocidad, donde los socios comerciales de México que obtengan el beneficio también abran sus respectivos mercados a las aerolíneas mexicanas.

 

BBVA agregó que si lo que se busca es expandir la industria de servicios aéreos nacionales, la recuperación de la Categoría 1 ante la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) debería ser la principal prioridad para poder acceder a nuevas rutas y aumentar la competitividad de las aerolíneas mexicanas.

 

"En particular si se busca ampliar el carácter internacional del AIFA que hasta la fecha no cuenta con rutas hacia Estados Unidos." 

 

Hasta el momento, ningún concesionario de la industria se ha pronunciado al respecto, y una vez que el anteproyecto sea publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), podría entrar en vigor al día siguiente.


Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.