Los costos de una vivienda en la CDMX son los más caros en el país

Rebeca Marín

El costo de la vivienda en la Ciudad de México es muy variado. A partir de 1.2 millones a 2.3 millones es el segmento medio; a partir de esta cifra y hasta los 4 millones es el segmento residencial; de ahí y hasta los 15 millones del tipo residencial plus y, en adelante se habla de un mercado "prime o elite".

 

Debajo de 1.2 millones es un segmento social que se divide en tres categorías: tradicional, económico y popular, explicó David Mauricio Domínguez, Martínez director de Proyectos y Avalúo de Tasvalúo, compañía mexicana dedicada a la consultoría, valuación y data del mercado inmobiliario en la Ciudad de México y las 32 entidades.

 

Domínguez Martínez indicó que cada proyecto tiene un costo diferente de acuerdo con su dimensión. Por ejemplo, mencionó que un proyecto residencial promedio puede contar hasta con 60 unidades (60 departamentos), debido a que es el segmento de mayor demanda y el que registra el mayor volumen de construcción.

 

En el caso del segmento residencial plus este número baja a 34 unidades en promedio, mientras que para el segmento prime se construyen 22 unidades en promedio por proyecto.

 

Indicó que en el caso de la Ciudad de México, el Corredor Reforma se considera como una zona prime, debido a que esta avenida concentra los servicios de mayor gama, con un atractivo mercado de oficinas, lo que conlleva al aumento de interés de vivienda.

 

Indicó que Tasvalúo tiene monitoreado 142 proyectos de vivienda vertical para el segundo semestre del año en el Corredor Reforma, los cuales se encuentran en distinta fase de su vida, incluso, algunos de ellos todavía no existen y otros están en preventa.

 

David Mauricio indicó que esta información permite tener una dimensión global del número de departamentos de todos los segmentos, que en total se aproxima a las 6 mil 300 unidades.

 

Explicó que de los cuatro segmentos, el que tiene mayor número de unidades vendidas respecto al inventario es el segmento medio (evidentemente el más económico) con un promedio de 44%, mientras que el segmento residencial registra ventas del 38%, residencial plus 39% y el prime 38%. "Estas cifras reflejan un mercado sano con niveles óptimos de ventas y buena construcción de viviendas que sustituyen el parque habitacional de manera consistente", agregó.

 

"Después del parón inmobiliario de 2017-2018 derivado de la revisión de licencias y procedimientos, el sector ya se levantó y muchas de las licencias que estaban paradas ya se liberaron, por lo que muchos desarrolladores están nuevamente renovando los stock", señaló.

 

"Nosotros que nos dedicamos a distintos servicios inmobiliarios no dejamos de tener avalúos o movimiento comercial durante la pandemia, pero sí notamos que la oferta de vivienda empezó a hacerse flaquita, debido a la falta de producción, lo que provocó que los precios se fueran para arriba", indicó.

 

Mauricio Domínguez consideró que esta situación se contrarrestó un poco por la incertidumbre provocada por la pandemia y no saber qué iba a pasar, si las empresas y los trabajadores podrían regresar a las oficinas, se implementaría un esquema laboral híbrido o se continuaría trabajando de forma remota.

 

Sin embargo, comentó que el incremento de precios se moderó y autorregulado por la situación de la pandemia, se mantuvo una tendencia estable, a pesar de la caída que se tuvo en los últimos dos años, pero que no fue tan grande como se esperaba. 


Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.