Fwd: La Barriada/Martín Aguilar/Nadie sabe para quién trabaja

Para entender la creciente división en el PRD capitalino, basta responder una pregunta: ¿quiénes se benefician ahondando las diferencias entre la presidenta, Nora Arias, y el coordinador en Donceles, Víctor Hugo Lobo, que juntos suman la mayor fuerza territorial de la ciudad?

 

La respuesta es simple: Los Chuchos. Incluso así lo piensan al interior de la propia corriente de Jesús Zambrano y Jesús Ortega, quienes, al verse desplazados en el país, buscan asaltar la sede amarilla de la Ciudad de México.

 

Su partido lo perdió casi todo en 2018 con ellos a la cabeza, y en 2021 recibieron la puntilla al perder Michoacán, estado que gobernaban, y el registro en casi toda la República.

 

Lo poco que los amarillos conservaron es lo que pudieron ganar el año pasado en la capital, donde ahora Los Chuchos buscan asentarse para ir a la mesa de negociación con el PRI y el PAN, que afinan una alianza en 2024.

 

Como no tienen fuerza propia en la capital, utilizan a la alcaldesa Alfa Eliana González Magallanes como ariete para atacar a Arias e intentan jalar a Lobo para que Nueva Izquierda tome libremente la sede local.

 

En su jugada más reciente, Los Chuchos enviaron a Luis Ángel Xariel Espinosa Cházaro, líder de los diputados en San Lázaro, a destapar a Lobo y a Alfa para la Jefatura de Gobierno de la CDMX.

 

Esto causó revuelo al interior del sol azteca e inquietó a los partidos aliancistas, por lo que la dirigencia local tuvo que salir a frenar el destape, lo cual fue aprovechado por el clan para arremeter contra Nora y, a través de Espinosa Cházaro y Alfa Eliana, exigir su renuncia.

 

Pero a ver si la jugada no les sale contraproducente a Los Chuchos, pues en el territorio amarillo han tomado con entusiasmo la probable postulación de Lobo, no así la de la alcaldesa de Tlalpan.

 

Y es que el récord electoral de la nacida en Saltillo sólo registra una diputación plurinominal por Coahuila. Antes de llegar a Tlalpan —postulada oficialmente por el PRI— no había ganado nada.

 

Los Chuchos quieren matar dos pájaros de una pedrada sumando al líder del PRD en Donceles para que les cargue a Alfa y, al mismo tiempo, bajar a Nora para no tener obstáculos a la hora de negociar en la alianza.

 

Pero, en una de ésas, Lobo se afianza y Alfa se cae, pues los perredistas de la ciudad no entienden por qué tantos privilegios para la hoy alcaldesa de Tlalpan, cuya imposición ocasionó que varios liderazgos históricos de la zona, como Guillermo Sánchez, por ejemplo, abandonaran el partido.

 

Por su parte, Espinosa Cházaro, queretano oriundo de Guadalajara, no ha ganado nunca en las urnas. En 2006 buscó ser senador por Querétaro y lo apalearon. De 2008 a 2011 fungió como enlace de vinculación empresarial del partido, y desde 2011 es asesor de Zambrano.

 

La militancia está molesta, pues aún recuerdan que cuando López Obrador y Marcelo Ebrard traicionaron al PRD, en 2009, entregando Iztapalapa al PT, Los Chuchos prefirieron mirar hacia otro lado.

 

Imponer a Alfa en la CDMX le costaría muy caro al PRD; de por sí ya le está haciendo varios hoyos la ambición de unos cuantos. 


Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.