Fwd: La Barriada/Martín Aguilar/Lo que bien empieza, bien acaba

Las secuelas de la Marcha por la Democracia del pasado domingo aún se sienten en Palacio Nacional y en el del Ayuntamiento.

 

El Presidente Andrés Manuel López Obrador no termina de digerir la magna concentración. Por eso su insistencia en minimizarla y descalificarla.

 

La movilización del domingo no fue poca cosa. Les demostró a los gobiernos de López Obrador y de Claudia Sheinbaum una férrea oposición a sus políticas.

 

Sí tiene razón el Presidente al señalar que fue una marcha en contra de la "transformación" que encabeza.

 

Y que el pretexto fue la defensa del Instituto Nacional Electoral (INE). Así fue. El cien por ciento de las consignas fue a favor del organismo autónomo.

 

¿Y por qué el enojo del mandatario? ¿Por qué hacer menos una potente concentración?

 

La explicación es más que simple. Sus preferidos están en una abierta campaña para sucederlo en el cargo.

 

Todos los fines se despliegan en la Ciudad y en el interior de la República. Acaparan y llaman la atención de los medios de comunicación.

 

Por eso, la fallida estrategia del secretario de Gobierno de la capital, Martí Batres de señalar 10 mil manifestantes.

 

Batres erró. No pudo esconder el resto de los participantes. Aún circulan en redes socialaes la nutrida movilización.

 

Todo ello se tradujo en impotencia para la 4T. Fue despojada del monopolio de la movilización y el activismo político.

 

Eso traerá consecuencias graves para su proyecto en 2024. La ciudadanía asistente a la marcha habló y el mensaje es que no está con Morena.

 

Políticamente le afecta sobre todo a Sheinbaum, la aspirante consentida de López Obrador.

 

La Ciudad de México dejó de ser su bastión en 2021. La marcha rarificó el rechazo al gobierno actual.

 

La desesperación conduce a los simpatizantes del partido guinda a decir que asistieron a la movilización "ignorantes" y solo "gente bonita".

 

Una diputada trans se dio el lujo de insultar y corretear a manifestantes, llamándolos "nacos".

 

De eso no hay opinión en Palacio Nacional, pero sí crítica a la marcha por segundo día consecutivo esta semana.

 

De nuevo retó a los organizadores a llenar el Zócalo. Ayer dijo haberse excedido el lunes, porque comentó que su marcha equivalía a la mitad del Zócalo.

 

López Obrador organizará un informe –de tantos- el 1 de diciembre en esa plaza. Seguramente la llenará con 125 mil acarreados.

 

Aquí cabe la cita que hace de Lincoln: "Al pueblo se le puede engañar una vez, dos veces, pero no se le puede engañar toda la vida".

 

La frase que usa se le revirtió el domingo. 


Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.