Fwd: La Barriada/Martín Aguilar/AMLO y el juego de sus “Corcholatas” para 2024

En los comicios del pasado 5 de junio la alianza "Va por México" integrada por panistas, priistas y perredistas quedaron muy mal parados frente al partido de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), permitiéndole que se impusiera en cuatro de las seis gubernaturas que estuvieron en juego y, así, evidenciando la debilidad de la oposición.

 

La razón de la alianza Va por México es que los tres partidos se juegan todas sus canicas y esperanzas de salvación en 2024; mientras, el cuarto en discordia, Movimiento Ciudadano (MC), mantiene la esperanza de postular un candidato propio a la Presidencia de la República.

 

Hoy, las encuestas muestran que los opositores pueden dar batalla al partido guinda y sus aliados (PT y PVEM), siempre y cuando cumplan con el requisito de una alianza amplia PAN, PRI, PRD y MC. Una candidatura independiente de Movimiento Ciudadano le restaría fuerza a la oposición para ser verdaderamente competitiva.

 

Los comicios que estarán en juego en 2023 son las gubernaturas de Coahuila y Estado de México y en 2024, en el que se elegirán 500 diputados federales, 128 senadores, 9 gubernaturas y 30 congresos locales en que los mexicanos tomarán la decisión de elegir a quien sucederá en la presidencia a Andrés Manuel López Obrador.

 

Mientras la ansiada alianza de Va por México, contando con el partido que lidera el senador Dante Delgado, no cuaje, se prevé que el partido que agrupa las "Corcholatas" no tendrá rival de peso. Para ello, en caso de concretarse la fórmula de la alianza amplia en 2024, la regla básica establece que los cuatro partidos cuenten con un candidato común para las elecciones presidenciales.

 

La propuesta fue entregada en charola de plata por las dirigencias del PAN, PRI y PRD a Dante Delgado, ofreciendo a éste, no solo que sea quien designe al candidato presidencial, sino, además que elija a quien contenderá por la gubernatura del Estado de México en 2023 por una alianza amplia.

 

Para 2024, mientras, la oposición carece de una figura propia que capitalice el descontento creciente que hay en buena parte de la sociedad. Morena cuenta con figuras relevantes como el canciller Marcelo Ebrard, la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, el secretario de Gobernación Adán Augusto López y el líder de Morena en el Senado Ricardo Monreal, entre otros. Por lo pronto Ebrard y Sheinbaum encabezan las preferencias electorales de las encuestadoras.

 

La "marea guinda" suma 22 de las 32 gubernaturas estatales y va con todo por las dos que estarán en juego el próximo año. El impacto de los programas sociales en el voto resulta muy relevante si consideramos que el 59% de los que votaron por Morena tienen un programa social. A ello, se suma el trabajo de la estructura de 20 mil funcionarios públicos que recorren el país casa por casa, ofreciendo 500 mil millones de pesos en programas sociales a personas vulnerables.

 

Asimismo la imagen de AMLO sigue siendo el referente más contundente para los electores. De esta dimensión es que el presidente Andrés Manuel López Obrador, sin despeinarse, está en posibilidad de recrear en su gobierno a su sucesor en la presidencia con cualquiera de los candidatos que su partido encuestará.

 

Para nadie es un secreto que la favorita de López Obrador es la mandataria local Claudia Sheinbaum. Uno de sus mayores logros al frente de la capital es su Estrategia de Seguridad en la disminución de delitos de alto impacto. Otro logro significativo es haber colocado a la CDMX entre las 10 ciudades del mundo con los más altos niveles de vacunación contra el Covid-19. Asimismo destaca el avance en materia de movilidad logrando una mejora en el transporte público, principalmente. Lo que pesa en el ánimo presidencial es que Sheinbaum no levanta en las encuestas con su afligida perorata hacia la ciudadanía o a su público.

 

Adán Augusto, por su parte, secretario de Gobernación, paisano del presidente y considerado casi su hermano, es una figura carismática, eficaz operador político y buen interlocutor con la oposición. Además, de fácil trato personal, poseedor de un humor negro y muy ocurrente.

 

Marcelo Ebrard, es político con perfil progresista y visión de estadista. Operador extraordinariamente eficaz e inteligente. Un gran negociador, conciliador y concertador y uno de los mejor calificados del gabinete, a quien el presidente ha delegado cualquier encomienda, devolviéndole éste los mejores resultados y, con una popularidad en ascenso.

 

Marcelo tiene las cartas de presentación correcta y suficiente para poder impactar favorablemente en diversos sectores de la sociedad que hoy se sienten excluidos. El "prietito en el arroz" es que AMLO desconfía del "carnal" Marcelo previendo que, este no dé continuidad a lo que el presidente considera los grandes avances de la 4T.

 

Para el caso de Ricardo Monreal, el senador ha resultado un gran operador político y una pieza clave para el presidente en el Senado de la República, sacando adelante las reformas que interesan en Palacio Nacional. Sirios y Troyanos le reconocen que haya tendido puentes con los integrantes de su bancada y oposición, privilegiando el dialogo, el consenso y la unidad. Monreal, se ganó la enemistad del presidente López Obrador cuando sus detractores le atribuyeron haber operado en contra de Morena en la capital, durante la primera elección de alcaldes en la ciudad de México.

 

La estrategia de AMLO para 2024 en su juego de "Corcholatas", prevé que la oposición sin alianza amplia representará un día de campo para Morena. Frente al fracaso de la alianza amplia, a AMLO le resultaría muy sencillo elegir entre Claudia Sheinbaum o Adán Augusto.

 

Por el contrario, si las encuestas dieran indicios de una contienda reñida que pusiera en riesgo la continuidad de la 4T, Andrés Manuel López Obrador optaría por el "carnal" Marcelo, acostumbrado a sacar las castañas del fuego del presidente.

 

Designado el candidato oficial de Morena, no se descarta el debilitamiento del partido gobernante por la escisión de una de las llamadas "Corcholatas", de López Obrador. Esta, sería la oportunidad esperada por la alianza opositora Va por México para convertir a Ebrard o Ricardo en su candidato. Además, de implicar una fractura sensible en las estructuras de Morena, le daría a la alianza Va por México cohesión y fuerza ante simpatizantes e indecisos. Si no, al tiempo. 


Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.