La Barriada/Martín Aguilar/Todo cae por su propio peso

Un Juez de Control ordenó al Ministerio Público citar a comparecer a la ex directora del Metro, Florencia Serranía por el colapso de la Línea 12 del sistema.

 

También instruyó girar citatorios a los exdirectores Joel Ortega Cuevas y Oscar Díaz González Cuevas, sí como el actual secretario de Obras, Jesús Antonio Esteva.

 

El logro de esos citatorios corresponde al penalista Teófilo Benítez Granados, asesor jurídico de 13 de las víctimas del accidente.

 

Dicho Juez de Control de la Segunda Sala de la Unidad de Gestión Judicial 7, determinó lo anterior a fin de ampliar el espectro de los hechos ocurridos hace un año dos meses.

 

Sin duda que se trata de un paso fundamental para hacerle justicia a los familiares de los 26 fallecidos en mayo de 2021.

 

Más de un año Florencia Serranía gozó de la protección de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum y de la fiscalía general de Justicia a cargo de Ernestina Godoy.

 

Todavía mas grave resulta que aún no inicia el proceso para deslindar responsabilidades.

 

Mucho menos se le ha logrado imputar cargo alguno al responsable del Proyecto Metro, Enrique Horcasitas.

 

La decisión del Juez de Control cobra especial relevancia por el momento político que se vive. ¿Sólo esos funcionarios deberán comparecer ante el Ministerio Público?

 

¿Acaso no deberían ser citados la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum y el canciller Marcelo Ebrard?

 

Sheinbaum como jefa directa y protectora de Serranía; Ebrard, como jefe de gobierno cuando se construyó la Línea 12, qué según los peritajes al sitio del accidente, las fallas fueron de origen y mantenimiento.

 

Ambos políticos buscan ser candidatos a la Presidencia para suceder a Andrés Manuel López Obrador en 2024.

 

Sean o no citados a comparecer, la tragedia los perseguirá con mayor razón si alguno logra su objetivo.

 

Y es que no es para menos, los citados deberán responder al interrogatorio de la construcción, operación y mantenimiento de la mal llamada Línea Dorada.

 

En ese escenario, las mismas preguntas se las puede hacer el Ministerio Público a Sheinbaum y Ebrard.

 

Si dicen que no tienen responsabilidad alguna sobre el caso, ¿lo ideal no sería comparecer y cerrar ese capítulo antes de postularse al cargo de presidente o presidenta?

 

Es evidente que el agua les llegará al cuello tarde o temprano, como ya sucedió con los funcionarios directamente responsables de todo lo relacionado con la Línea 12.

 

Por fin serán sentados en el banquillo de los acusados. 


Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.