Gobierno Federal recorta 79% del presupuesto a Liconsa

Rebeca Marín

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador propone recortar 79 por ciento el presupuesto al programa de leche Liconsa para el año 2022, que se destina a menores de seis años de edad pertenecientes a las familias más pobres del país, advierte un análisis del Pacto por la Primera Infancia. 

La iniciativa ciudadana, integrada por 450 organizaciones de la sociedad civil, solicita a la Cámara de Diputados que restituya esos recursos para la protección de la niñez en México.

 

Además de Liconsa, las organizaciones detectaron reducciones en otros cuatro programas: uno que ofrece leche fortificada; otro orientado a la atención en clínicas y hospitales; uno más enfocado en la dotación de medicinas gratuitas y vacunas del cuadro básico y finalmente otro para que los niños y niñas cuenten con actas de nacimiento.

 

En total, los cinco programas presentan una reducción de más de 19 mil 434 millones de pesos, los cuales cubren necesidades de salud, alimentación, educación e identidad de 12 millones 226 mil 266 recién nacidos y hasta los seis años de edad.

 

Luz Serrano, coordinadora de Movilización y Procuración del Pacto por la Primera Infancia, indicó que enviaron una carta a la Cámara de Diputados para revertir el recorte.

 

Según la organización, en el anexo 18 de la propuesta de presupuesto que envió la Federación al Congreso, el gasto para atender a la primera infancia presenta un incremento general de 82 por ciento, pero un análisis más a detalle muestra que no todos los programas enfocados a la niñez corrieron con la misma suerte.

 

Hay programas que tienen incrementos importantes como el de educación comunitaria (670 por ciento), la protección y restitución de los derechos de la infancia (58 por ciento) o la atención que ofrece IMSS-Bienestar y que antes era el parte del Seguro Popular (46 por ciento).

 

Sin embargo, hay otros programas que sufrieron fuertes recortes. Es el caso de un programa que administra el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) enfocado en la población con más carencias, y que presenta una reducción de 91 por ciento para la atención de la primera infancia, lo que equivale a 12 mil 856 millones de pesos menos.

 

El segundo recorte más importante es al programa de leche Liconsa, que tendrá una reducción de más cuatro mil 622 millones, es decir, 79 por ciento menos respecto a lo que tiene este año.

 

Dotar de leche a la población más vulnerable surgió como programa en 1949 y tiene el propósito de vender el producto de forma subsidiada, de forma líquida y en polvo, fortificada con vitaminas y minerales. El programa se dirige a las familias que viven por debajo de la línea de bienestar.

 

En 2016 Liconsa atendía a 6.4 millones de personas en todo el territorio nacional y para este año bajó a 5.9 millones, según las reglas de operación.

 

Otro de los programas con recorte es el Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA), que garantiza la primera atención de salud a los niños, el llamado tamizaje. Ahí la reducción presupuestal es de mil 320 millones.

 

El último programa con recortes es el que permite la identificación y el reconocimiento de los recién nacidos para obtener derechos ciudadanos. Se prevé una disminución de más de 10 millones de pesos.

 

En el Pacto participan organizaciones como Save the Children, Mexicanos Primero, la Red Mexicana de las Ciudades Amigas de la Niñez y la Fundación América por la Infancia, entre otras.

 

A decir de Serrano, el llamado a los diputados es a "aprobar el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2022, respecto del incremento planteado al anexo 18, y a que se restituyan los recursos que presentan un recorte para 2022 en la atención a la salud, el que incluye medicamentos gratuitos, el Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, el de registro e identificación de población y el programa de abasto social de leche".

 

Agregó que, en medio de la pandemia de Covid-19, "urge financiar un paquete de servicios básicos de emergencia para niños y niñas en situación de pobreza extrema en cuatro componentes: salud, vivienda, alimentación y seguridad social".

 

Dijo que su exigencia para que el presupuesto sea restituido a este sector es porque "en estos primeros seis años de vida está comprobado que se desarrolla más de 90 por ciento de nuestra estructura cerebral, esto quiere decir que sienta las bases para el desarrollo cognitivo, el desarrollo emocional, psicológico y físico; y si se tiene una pobreza de inversión en estos primeros años de vida, muchas de las afectaciones serán irreversibles".

 

La coordinadora añadió que garantizar el pleno desarrollo de la primera infancia "disminuye problemas de inseguridad, criminalidad, aprendizaje, incidencia en adicciones, enfermedades como obesidad y desnutrición y, al contrario, fortalece una sociedad productiva, estudiantes capacitados y empleados y trabajadores mucho más óptimos".

Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.