Cuesta de enero se prolonga hasta febrero

Rebeca Marín

 

El aumento de precios en productos como aguacate, jitomate, cebolla, papa, limón, lenteja, atún, sopas de pasta, chile serrano, arroz, aceite, sardina, papel higiénico, azúcar y limpiador multiusos, que van del 12 hasta el 44%, no dan tregua a los consumidores, por lo que la curva de enero se ha prolongado hasta finales de febrero.

 

Así lo dio a conocer la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) al dar a conocer el monitoreo de productos básicos, correspondiente del 15 de enero al 15 de febrero, en el cual se observa que productos como aguacate, jitomate, cebolla, papas, limón y lentejas observan los mayores incrementos, con 75,56%, 63.33%, 48.28%, 44% y 33.33%.

 

Sin embargo, el reporte sobre comportamiento de precios también registró incremento de 29.41% en atún, de 25% sopa de pasta; 24.24% en chile serrano; tomate 22%; papel higiénico 16.67%; limpiador multiusos 16.67%; arroz 16.13%; aceite 14.29%; azúcar 13.64%; sardinas 11.11%, entre otros.

 

El presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), Cuauhtémoc Rivera señaló que la escalada de precios que registran los productos de la canasta básica han provocad una baja de ventas en el pequeño comercio, debido a que "la gente no ha recuperado su poder adquisitivo y su consumo sigue estando por debajo de su línea de bienestar".

 

La preocupación de las amas de casa se ve a simple vista, "al no encontrar la salida a su cotidianidad adversa y estresante", advirtió el líder del comercio abarrotero al señalar que el alza de precios de la canasta básica se debe no solo al incremento de las materias primas, sino también al aumento en gastos de transportación de productos.

 

"Los constantes cambios del patrón de consumo que desajustan la logística de entrega son, entre otras, las principales causas que impulsan la inflación, enmarcadas por la incertidumbre que se genera por el temor a la aparición de nuevas y peligrosas variantes de Covid; todo esto, más sequía, inseguridad y dependencia alimentaria apuntala la inflación", comentó Cuauhtémoc Rivera.

 

Indicó que todavía no se puede cantar victoria ante la pandemia de Covid-19 que ha provocado un grave daño económico y social, por lo que consideró que todavía 2022 será un año difícil, marcado por la incertidumbre y el esfuerzo extra que requerirá a la mayoría de las familias recuperar su poder adquisitivo y trabajo, e incluso, salud y atención de las secuelas a consecuencia de haber enfermado.

 

Cuauhtémoc Rivera destacó la importancia de no olvidar el uso de cubrebocas, la sana distancia y las medidas de sanitización.

 

"Todo el protocolo anticovid semeja una pesadilla para la conciencia colectiva, que ya no quiere saber nada de ello. Otro ejemplo de este desparpajo es en los viajes aéreos y terrestres, ya no hay filtros ni protocolos que cubrir, no tan solo hemos bajado la guardia, hemos vuelto a nuestras malas conductas, que vivan los tumultos, adiós a la sana distancia. Lamentablemente, insistimos en jugar nuestro futuro en un volado", declaró Rivera. 


Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.