AMLO prepara una reforma para separar las Aduanas del SAT

Rebeca Marín 


La Administración General de Aduanas (AGA) dejará de ser una unidad administrativa del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y se volverá un órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda, de acuerdo con un decreto que alista el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

El cambio orgánico daría autonomía financiera y de gestión a la AGA, que ahora dependerá directamente de la Oficina del Secretario de Hacienda y tendrá el mismo rango que el SAT; la medida tiene la finalidad de agilizar la "limpia" de la corrupción en las aduanas del país, confirmaron fuentes del gobierno federal.

 

Actualmente, la AGA es una de las 12 unidades administrativas centrales subordinadas a la Jefatura del SAT, que encabeza Raquel Buenrostro.

 

Las fuentes señalaron que el combate de la corrupción en las aduanas se ha visto entorpecido por el hecho de que la AGA no tiene autonomía en la remoción e ingresos de personal, ni para presentar denuncias por irregularidades (esta facultad pertenece a otra área del SAT, la Administración General de Evaluación, a la que la AGA debe dar visto). La AGA tampoco tiene facultades para implementar mejoras en infraestructura y equipamiento de las aduanas.

 

La decisión de separar la AGA del SAT se tomó a finales de mayo, en una reunión en Palacio Nacional encabezada por el presidente López Obrador y en la que participaron el secretario de Hacienda, Arturo Herrera; la jefa del SAT, Raquel Buenrostro; el administrador de Aduanas, Horacio Duarte, y el consejero Jurídico de la Presidencia, Julio Scherer. También participaron los secretarios de la Defensa y la Marina, Luis Crescencio Sandoval y Rafael Ojeda, respectivamente.

 

La reunión fue para evaluar la recaudación al primer trimestre del año, los resultados de los decomisos en los puntos de ingreso al país y el proceso de incorporación de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) a las aduanas en la frontera norte, como había instruido el mandatario a principios de ese mes.

 

El presidente López Obrador fue informado por Sandoval de que la integración de los perfiles castrenses se había estancado en el área de recursos humanos del SAT: la Administración General de Recursos y Servicios, que es la encargada de la nómina de toda la institución, incluida la de la AGA y de las aduanas. Dicha administración es dirigida por Paloma Aguilar, una ex integrante de la Ayudantía presidencial.

 

López Obrador cuestionó de qué manera se podría agilizar la incorporación de los militares a las aduanas, y planteó, en un primer momento, adscribir la AGA a la Sedena, de acuerdo con las fuentes consultadas.

 

El secretario Herrera replicó que se debía cuidar la vocación recaudatoria de la AGA, y planteó, en cambio, que dicha administración se separara del SAT, volviéndose otro órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda, mediante un decreto presidencial, propuesta que recibió el visto bueno del consejero Scherer.

 

Con dicho cambio, explicó Herrera, la autoridad aduanera contaría con presupuesto propio, control sobre su nómina, así como facultades de evaluación de perfiles y de presentación de denuncias penales.

 

Asimismo, la AGA podría disponer libremente del Fideicomiso de Aduanas, en el que hay una carpeta de proyectos para el mejoramiento de infraestructura y equipamiento tecnológico de los puntos de acceso del país, y que el SAT no ha ejecutado.

 

Con el cambio, la AGA cambiaría de nombre y tendría un domicilio propio, según fuentes con acceso a la propuesta del decreto.

Share on Google Plus

About .

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.